Tener dinero en abundancia es un derecho de todos. En ningún momento es algo exclusivo de herederos o ganadores de lotería. Tampoco pasa por tener múltiples empleos. Y ni se hable de violar la ley para tener más en los bolsillos.

Todo pasa por la mentalidad. Las personas pueden programarse para atraer dinero así como un robot puede ser ajustado para hacer ciertas tareas.  Aquí algunas pistas para cambiar el chip.

CUIDA LAS EXPRESIONES

Lo primero que debes hacer es eliminar todas las frases negativas con respecto al dinero. Evitar decir cosas como “No me alcanza”, “No tengo plata”, “Estoy arruinado”. Y recuerda que el tiempo es oro así que olvídate de pronunciar “no tengo tiempo”. Disminuye el uso del verbo gastar y cámbialo por invertir.

CELEBRA LO QUE TIENES

Si tienes trabajo o fuentes de ingresos celebra. Toma tu tiempo para agradecer a la vida cada dólar que te ganas o por el momento que pasaste trabajando. Es la manera de renovar el autoestima y conectarse con la cadena económico porque tienes consciencia de tu lugar. El poeta Walt Whitman se cantó y celebró a sí mismo por una buena razón.

También importante tener cuidado en el momento de tener dinero. Hay personas que creen que el dinero es la raíz de todos los problemas pero ese pensamiento juega en contra ya que puede alejar la prosperidad. Al dinero hay que verlo como un buen amigo.

LA FELICIDAD EN TU PRESUPUESTO

Separa un 20-30% de tus ingresos para lo que te hace feliz. Puede ser para restaurantes, ropa, ahorrar para viajes, clases de yoga, cine, hobbies, etc. La vida hay que gozarlo. Si tienes orden, muchas cosas son posibles.

PERDONA TUS ERRORES

Muchas personas sufren traumas por errores financieros en el pasado. Esto lleva al temor en el momento de relacionarse con el dinero. Las palabras deben ser el mantra de tu vida financiera. Una cosa es aprender de los errores, pero los sueños están para hacerlos realidad.

APRENDE DE LOS EXPERTOS

Cada vez que tengas una duda sobre el dinero consulta lo que piensan los millonarios. Este enlace tiene una guía con varios de sus consejos.

Es importante que medites tus acciones con respecto el dinero. Si te ves ante la compra de algo primero piensa en el valor personal que tiene en lugar del dinero que cuesta.

Anuncios

LEY DE LA ABUNDANCIA

Dentro de las principales leyes que existen en el universo, se encuentra la Ley de la abundancia, igual de importante que la LEY DE LA ATRACCIÓN, que es parte fundamental de estas leyes para que se puedan cumplir en tu vida, la ley de la abundancia que significa tener mucho de algo, en otras palabras se refiere a que puedes tener abundancia tanto en cosas positivas como en cosas negativas, si elegimos la positiva se refiere a tener éxito, salud, prosperidad, dinero, amor, mejor relación con los demás individuos, y si nos enfocamos en la negativa, será todo lo contrario de la positiva, la cual te traerá, miseria, pobreza, rencor, enfermedades, carencia, por lo que depende de cada uno poder hacer valer la abundancia positiva.

LAS 10 LEYES DE LA ABUNDANCIA

Según Sergio Fernández, estas son las diez leyes de la abundancia que rigen nuestro universo:

1. LEY DE LA CREACIÓN

“Los pensamientos y las emociones crean la realidad que habitamos o, lo que es lo mismo, todo lo tangible tiene lugar en lo intangible”.

De esta forma, Fernández nos indica que somos nosotros los capaces de crear aquello que queremos ser, hacer o tener si primero los sentimos o pensamos.

2. LEY DE LA VIBRACIÓN

“Obtengo aquello en lo que más pienso, tanto si lo deseo como si no lo deseo”.

Relacionada con la anterior, cuanto más pensamos o sentimos algo, más posible es que lo creemos. Esto, como se dice en el enunciado de la ley, puede tener un efecto negativo si nuestras emociones o pensamientos no tienen una valencia positiva.

3. LEY DE LA CAUSA Y EL EFECTO

“Todo lo que experimentas en la vida es un resultado”.

Nuestras experiencias están conectadas por una sucesión de causas y efectos intrínsecos a ellas. Por tanto, nuestras acciones, pensamientos y emociones tendrán origen en nuestro pasado y repercutirán en nuestro futuro. La consecuencia inmediata de esta idea es que tenemos un poder infinito sobre nuestro presente para influir en lo que nos suceda.

4. LEY DEL EQUILIBRIO

“La abundancia es dar con generosidad y ser excelente a la hora de recibir”.

Según esta ley, lo que seamos capaces de aportar al mundo, de alguna manera, nos será devuelto. Es decir que, si esperamos del mundo fortuna lo mejor que podemos hacer es contribuir a que este sea mejor

5. LEY DEL ORDEN

“El orden de la vida es ser-hacer-tener”.

El orden ha de ser este, y no otro. Primero se debe ser algo para después saber hacerlo y obtener los resultados. Si deseamos tener una pastelería de éxito, por ejemplo, primero debemos ser especialistas en la materia, más adelante crear el producto. Por último, si seguimos bien los pasos, lograremos el objetivo.

6. LEY DE LA ACCIÓN

“Como hago una cosa, así lo hago todo”.

Todos tenemos una firma, un estilo. Esa forma de actuar es la que nos define, al que nos hace predecible frente a los demás y nos termina definiendo. Al final este estilo se trasformará en una inercia que nos invitará a actuar de una manera coherente con lo que ya hemos hecho y con cómo lo hemos hecho.

7. LEY DEL MÍNIMO ESFUERZO

“Esforzarse genera estrés y consume tu energía, algo que dista mucho de vivir con abundancia”.

No se trata de eliminar el esfuerzo de nuestra vida, o de realizar nuestras actividades sin ganas, sino de encontrar la forma más sencilla y productiva de llegar al objetivo. Si existe un camino más sencillo con idénticos resultados, ¿para qué gastar nuestras energías?

8. LEY DE LOS MEDIOS Y LOS FINES

“Sólo siendo feliz hoy, podré acceder a la felicidad mañana”.

Como se ha visto en la ley del orden, primero hay que ser para poder tener. Si deseamos el fin, debemos encontrar el medio: en este caso, la felicidad del mañana viene condicionada por la de hoy.

9. LEY DE LA EXPRESIÓN DE LOS DONES

“Poner tu don al servicio de los demás es causa de abundancia”.

Como se ha visto en la ley 4, debemos ser generosos si deseamos que el mundo nos aporte generosidad. Compartiendo aquello que hacemos bien estaremos contribuyendo a un buen funcionamiento social.

10. LEY DEL DESAPEGO

“Me vinculo con la acción y me desvinculo del resultado de la acción”.

Al contrario de lo que puede parecer en este decálogo, no debemos realizar una acción pensando en el resultado. Es cierto que si somos generosos encontraremos generosidad en los que nos rodean, pero nuestra atención no debe estar en el recibir, sino en el dar.

Repasadas las 10 leyes de la abundancia, cada uno de nosotros somos libres de adoptarlas y de integrar los resultados de la reflexión persona sobre ellas en nuestra historia vital.

Anuncios